Guestbook

By — Apr 17, 2012 12:53am
Los mensajes del Hermano Pablo marcaron mi vida. Debido al mismo nombre mis tíos fieles oyentes del programa me decían y aún lo hacen al honrarme diciendome hermano Pablo. Siempre de niño quise conocerlo, saber como se hacía el programa y de donde sacaba tantas historias que me conmovían mucho. Sus reflexiones son inolvidables al recordarnos que Dios siempre está esperando nuestro  arrepentimiento para recompensarnos con la salvación. Su partida nos deja un vacío muy grande y una una huella imborrable. El ya ha sido recompensado al ser llamado a compartir el reino de Dios.
Que su ejemplo nos siga guiando, para algún día reunirnos nuevamente.
En Colombia sigue teniendo muchos seguidores.

Sinceras condolencias para su familia y los hermanos de la congregación.